<i>Sin Permiso</i> recibe un premio. Daniel Raventós · · · · ·
 
   
Sin Permiso recibe un premio
Daniel Raventós · · · · ·
 
26/04/09
 


El 25 de abril, en la cena anual organizada por la Fundació Pere Ardiaca, se entregó el premio Josep Serradell a nuestra revista. A la cena y entrega del premio, con una asistencia cercana a las 200 personas en las Cotxeres de Sants,  estuvieron en representación de Sin Permiso, Gerardo Pisarello y Daniel Raventós. A éste último, Celestino Sánchez, presidente de la Fundació Pere Ardiaca, entregó la placa y el cuadro del premio concedido a Sin Permiso.

Agradezco en nombre de todos los miembros del comité de redacción que hoy están desperdigados por distintos lugares del mundo, y en nombre también de Antoni Domènech, editor general de Sin Permiso, vuestra generosidad al concedernos este premio. Con la Fundació Ardiaca hemos trabajado en el pasado y tenemos buenos proyectos de colaboración en el futuro más cercano.

Sin Permiso fue un proyecto en que el pequeñísimo núcleo promotor teníamos muchas confianza, pero al que, acostumbrados como militantes de izquierda a distintas derrotas, no augurábamos mucho éxito de forma inmediata. Tuvimos el placer de equivocarnos. Sin Permiso creció mucho más rápidamente de lo que habían imaginado los más entusiastas de entre nosotros. Venimos editando Sin Permiso electrónico rigurosamente cada domingo por la tarde noche desde hace tan sólo algo menos de cuatro años. Sin Permiso en papel, del que estamos a punto de editar el quinto número, se empezó a publicar un poco después. Cuando miramos atrás y pensamos que solamente llevamos trabajando algo menos de cuatro años, para qué negarlo, nos sentimos satisfechos de lo realizado hasta ahora. Este trabajo ha sido posible gracias, antes que nada, a la dedicación aportada por colaboradores y traductores. Como apuntamos al final de muchos artículos de la edición electrónica: Sin Permiso "no recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores."    

No se trata de que, después de cenar, como "recompensa" por habernos concedido este premio, os hagamos la digestión pesada con demasiada perorata, pero me gustaría destacar muy rápidamente al menos dos de las muchas características de Sin Permiso.

En Sin Permiso nos une el rechazo de lo que se puede expresar en estas pocas palabras: suponer que una determinada posición política puede abstenerse del rigor argumentativo. Hay quien cree que el hecho de poner una buena retahíla de "ismos" y palabras supuestamente radicales puede substituir al buen análisis. En Sin Permiso creemos que sin buenas razones y buenos análisis, las autocalificaciones más o menos radicales están más cerca del ridículo que de ser escuchadas seriamente.

La segunda característica es que en Sin Permiso somos de la opinión que para entender la sociedad, cualquier sociedad, la mejor forma es seguir considerando que la diferenciación principal es entre ricos y pobres. Diferenciación entre ricos y pobres a la vieja y tradicional forma republicana de hacerlo: los que tienen la propiedad que les garantiza la existencia material y aquellos que, no disponiendo de esta propiedad, dependen de los anteriores para vivir. Muchos académicos vaticinaron no hace muchos años que las clases (ya no digamos las luchas de clases) se habían acabado. ¡Que Santa Lucía les conserve la vista!

Estamos convencidos que después de estos casi cuatro años vale la pena continuar con Sin Permiso. Y lo haremos con el apoyo de muchas personas que luchan y que están convencidas, como lo estaba Rosa Luxemburgo (el nombre que se ha asignado por los organizadores, por cierto, a la mesa en la que me ha tocado hoy compartir cena con casi una docena de viejos conocidos y amigos), como lo estaba León Trotsky, como lo estaba Antonio Gramsci, como lo estaban tantos otros miles de revolucionarios y revolucionarias que iban en serio, que la verdad es precisamente revolucionaria. Quien no ama a la verdad acostumbra a ser amigo o amiga del oscurantismo, de la opresión, de la arbitrariedad y, claro está, del relativismo.

Otra vez, muchas gracias por habernos concedido este premio. Deseo que Sin Permiso os siga siendo útil.

Daniel Raventós es miembro del Comité de Redacción de SINPERMISO.  Su último libro es Las condiciones materiales de la libertad (Ed. El Viejo Topo, 2007).

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una DONACIÓN o haciendo una SUSCRIPCIÓN a la REVISTA SEMESTRAL impresa



www.sinpermiso.info, 26 abril 2009